La tríada STAR: Los 3 trastornos musculoesqueléticos en el adulto mayor más frecuentes

Los trastornos musculoesqueléticos son afecciones debilitantes que deterioran significativamente el estado de salud, especialmente en personas de edad avanzada. Existe una tríada patológica de trastornos interrelacionados que son muy comunes en los ancianos: sarcopenia, tendinopatías y artrosis. Pueden afectar gravemente la calidad de vida y la capacidad de realización de las tareas cotidianas. Todos ellos comparten la pérdida progresiva del rendimiento neuromuscular, con un riesgo aumentado de dolor crónico, trastornos de movilidad, caídas y fracturas.

→ ¿Qué son los trastornos musculoesqueléticos?

Los trastornos musculoesqueléticos son procesos que afectan principalmente a los músculos esqueléticos, tendones, ligamentos, nervios, articulaciones, cartílagos, huesos o vasos sanguíneos de los brazos, las piernas, la cabeza, el cuello o la espalda.

Los músculos esqueléticos están unidos al esqueleto y forman parte del aparato locomotor. Su función es facilitar el movimiento y mantener la unión hueso-articulación mediante contracciones.

Los problemas musculoesqueléticos perjudican considerablemente la salud y la calidad de vida, especialmente en personas de edad avanzada.

Pueden provocar:

  • Dolor.
  • Trastornos de movilidad y movilidad reducida.
  • Un mayor riesgo de caídas y fracturas.
  • Discapacidad o deterioro de la capacidad para realizar actividades de la vida diaria.

→ ¿Cuáles son las enfermedades musculoesqueléticas más comunes en el adulto mayor? La tríada STAR

Una tríada patológica de trastornos musculoesqueléticos interrelacionados que son altamente frecuentes en adultos mayores de edad avanzada consta de los siguientes “componentes” principales:

  • Sarcopenia. Pérdida de masa y función del músculo esquelético.
  • Tendinopatías. Dolor en el tendón durante una actividad, hinchazón del tendón y sensibilidad localizada a la palpación, y pérdida de la función.
  • Artrosis u osteoartritis. Desgaste primario y degenerativo derivado del uso crónico de las articulaciones.

👉 Prevención de la SARCOPENIA en ancianos

👉 Tendinopatías en personas mayores: las mal llamadas tendinitis o tendinosis

Minetto et al., en su revisión científica de 2020, se referieren a esta tríada con el acrónimo “STAR” (Sarcopenia Tendinopatías ARtrosis). Un juego de palabras con las enfermedades musculoesqueléticas “estrella” en las personas mayores (star significa estrella en inglés).

→ Tríada de enfermedades musculoesqueléticas: Síntomas y signos

Los principales síntomas y signos de esta tríada de enfermedades musculoesqueléticas del adulto mayor incluyen:

  1. Sarcopenia: pérdida de masa y función del músculo esquelético.
  2. Tendinopatías: dolor persistente en el tendón y pérdida de la función.
  3. Artrosis: dolor y rigidez articular persistentes en la artrosis.

→ Consecuencias de los trastornos musculoesqueléticos STAR

La interdependencia de la sarcopenia, las tendinopatías y la artrosis alimenta una progresión acelerada de la enfermedad que culmina en:

  • Deterioro motor.
  • Calidad de vida reducida.
  • Mayor riesgo de discapacidad, morbilidad y mortalidad.

→ Interdependencia de la tríada de problemas musculoesqueléticos en el adulto mayor

Aunque la presentación clínica puede ser diferente, los tres trastornos STAR tienen características fisiopatológicas y clínicas comunes.

La pérdida progresiva del rendimiento neuromuscular (focal o generalizado) es el denominador fisiopatológico común a estos tres trastornosmusculoesqueléticos en personas mayores.

A pesar de que las vías comunes se han implicado en la patogénesis de los diferentes componentes de la tríada, estas enfermedades rara vez se evalúan de manera integral. El primer estudio que investigó la frecuencia de la comorbilidad de la sarcopenia, laa tendinopatías y la artrosis se publicó en 2020.

Los hallazgos clínicos y experimentales muestran la interdependencia de los tres trastornos.

  • De hecho, la debilidad del cuádriceps aumenta el riesgo de artrosis de rodilla y cadera y también aumenta las complicaciones relacionadas con la enfermedad y el tratamiento.
  • Del mismo modo, la mala función abductora de la cadera y el bajo rendimiento físico son factores de riesgo para la tendinopatía glútea.
  • Estudios recientes también concluyeron que las deficiencias motoras (que son comunes en pacientes con tendinopatías de las extremidades inferiores y osteoartritis de cadera o rodilla) pueden predisponer a la sarcopenia y contribuir a su progresión.
  • Además, las comorbilidades relacionadas con la edad, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la insuficiencia cardíaca congestiva, pueden limitar la movilidad. Esto resulta en una disminución de la función muscular y tendinosa, propagando así los cambios que ya ocurren en el sistema musculoesquelético.

→ Ejemplo de un caso clínico de la tríada de trastornos musculoesqueléticos en el adulto mayor

Este es un ejemplo de un caso clínico que se ve comúnmente en la práctica clínica diaria, que reafirma la posible interdependencia de las enfermedades musculoesqueléticas de la tríada STAR.

Una mujer de 70 años acude a su médico de cabecera por dificultad para moverse y dolor.

A su médico le preocupa que múltiples trastornos musculoesqueléticos estén afectando su independencia y calidad de vida.

  • Cada vez le resulta más difícil levantarse de una silla.
  • A veces pierde el equilibrio al caminar sobre superficies irregulares.
  • Alcanzar tazas en los estantes altos de la cocina le causa dolor en el hombro.
  • Sus rodillas, que solían dolerle solo por la mañana, ahora le duelen todo el tiempo.
  • Aunque tuvo múltiples lesiones musculoesqueléticas leves en su juventud y trabajó en una fábrica durante veinte años, solo tuvo unos pocos problemas de salud durante la edad adulta.
  • Sin embargo, después de jubilarse, su nivel de actividad disminuyó, por lo que controlar su aumento de peso y la diabetes le ha resultado complicado.

→ Tratamiento para mayores con la tríada de problemas musculoesqueléticos STAR

El ejercicio físico, solo o en combinación con intervenciones nutricionales, es el enfoque actualmente recomendado como tratamiento primario de los tres trastornos (sarcopenia, tendinopatías y artrosis u osteoartritis).

→ REFERENCIAS


💥 Le puede interesar